Primera carrera de 5km

Puse el despertador a las 6:00 am. Mi plan era estacionar el coche máximo a las 7 para estar listo para el arranque de las 7:30. Estaba ansioso. Me desperté en la madrugada y al checar el reloj eran las 2 am. De vuelta a dormir, nuevamente me desperté y eran las 5. De vuelta a dormir unos minutos más. Desayuné y salí del depa a las 6:40. Todo iba conforme al plan hasta que veo patrullas desviando el tráfico en Reforma. No se podía cruzar Reforma. Resulta que además de la carrera de Starbucks en la Roma – Condesa también se corría el Tune Up Banamex por Chapultepec y Reforma!

La salida de la carrera era en la Fuente de Cibeles, aún a varias cuadras de ahí. Eran ya las 7am. Vi algunos corredores estacionando su coche, así que decidí hacer lo mismo. La caminata hacia la salida me serviría de calentamiento. Cruce Reforma, iba cerca de otros tres participantes que nos dirigíamos a la zona de salida. Al cruzar avenida Chapultepec nos encontramos con más gente. Al llegar a Durango se escuchaba ya la música del evento. Eran las 7:20. Al pasar por el Starbucks de Durango me llamó la atención que estaba lleno, y lleno de gente también con playera de competidores ¿un café antes de la carrera?

Llegué a la zona de salida. Había un escenario con un grupo tocando música, gradas para el público y la zona de arranque. Me pareció que era poca gente en la zona de arranque, qué bueno, va a estar tranquilo, pensé. Busqué la zona de guardarropa para dejar mi sudadera. Conforme rodeé la zona de arranque, llegué a otra zona de arranque. Entonces me di cuenta de la situación. La zona de arranque marcada con globos verdes estaba semivacía, la zona de arranque marcada con globos negros estaba llena, y la zona de arranque marcada con globos blancos estaba máááááás llena. ¿adivinen en el cuál me tocaba? Claro, al inscribirme me preguntaron mi tiempo estimado y al ser mi primera carrera me vi muy conservador y opté por el bloque blanco.

Llegué al guardarropa donde pusieron mi sudadera en una bolsa para colocarla en el suelo y anotaron mi clave sobre mi número de competidor que portaba en mi playera. Ahora sí, listo para entrar al bloque de salida blanco. Caminé, y caminé, y caminé para llegar al final del bloque que estaba literalmente al lado de los baños. Avancé lo más que pude dentro del bloque y esperé pacientemente. A las 7:30 sonó el disparo de arranque para los corredores de 10K. Era cuestión de esperar 10 minutos más para que nos dieran la salida a los de 5K. Ya estaba con ganas de empezar!

A las 7:42 sonó el disparo para los 5K. Como éramos muchas personas, literalmente estábamos caminando para llegar al tapete de salida. Aproximadamente a unos 30 metros ya la gente empezaba a trotar. Unos metros antes de cruzar la línea de salida arranqué mi cronómetro. Mi plan era correr los primeros 3 kilómetros en 21 minutos.

Los primeros minutos fueron súper tranquilos. A mi ritmo, trotando. Rebasando a la gente que iba trotando más lento. Sin presiones. Había gente de todo tipo y edades, gordos, flacos, jóvenes, adultos, un par de niños solamente. Cada quien a su ritmo. Al dar la vuelta en Sonora la calle se hizo más angosta, dificultando el avance. Yo seguí a mi ritmo, esquivando participantes que caminaban y hasta señoras con carreola. Algunos corredores se iban por las banquetas para rebasar más fácil. Yo me mantuve en la calle. Al pasar el kilómetro 2 todo en orden, 14 minutos y respiración tranquila. En las calles había poca gente animando a los corredores, pero me sorprendió que los gritos de ánimo de las pocas personas que estaban en verdad motivan.

Llegamos a la zona de abastecimiento de los 2.5km. Íbamos a un costado del Parque España para tomar la calle de Tamaulipas. Decidí continuar sin tomar nada. Llegué al kilómetro 3, 21 minutos, todo en orden. El nivel de aglomeración era alto aún, había que tener cuidado para no chocar al rebasar. A la altura del kilómetro 3.5 la ruta de 10K y 5K se unían. Los de 5K debíamos ir por el lado izquierdo y dejar el derecho para los de 10K. Claro que mucha gente no hacía caso, por lo que escuché a algunos de los corredores de 10K diciendo “pista” para pasar.

Para cuando llegué el kilómetro 4 decidí acelerar. Ya en la avenida Nuevo León había más espacio y la aglomeración no podía ser ya un pretexto. El ritmo de mi respiración ya era otro. La meta estaba a la vista. Pasando la calle Sonora decidí dar el resto. Ahora sí iba corriendo, cada vez más cerca de la meta. En lo últimos metros exhalando por la boca. Ya se podía escuchar el sonido del organizador, “ánimo corredores!”.

Y crucé la meta!!! Gran sensación de logro. Detuve mi cronómetro y vi el tiempo 31mins 44 segs.
Sumamente complacido por mi resultado que esperaba entre 30 y 35 minutos! Gran experiencia, altamente recomendable.

Seguimos la preparación para los 8K en Ámsterdam, aunque es posible que por cuestiones de trabajo tenga que mover la fecha de mi viaje. Ya veremos…