Monthly Archives: May 2013

Breve visita a Québec

Viajar en tren de Montreal a Québec es una buena opción, llegamos sin contratiempos. Al salir de la estación había pocos taxis y tuvimos que esperar varios minutos.

Nos quedamos en el hotel Pur, de estilo contemporáneo, cerca del Viejo Québec pero no dentro del Viejo Québec. En retrospectiva, es más recomendable quedarse dentro del Viejo Québec.

El viejo Québec es un lugar muy bonito, como sacado de un cuento de hadas. Eso sí, muy turístico. Cenamos en el restaurante L’Echaude, fabulosa cena con un buen vino italiano, cordero con sabor de barbacoa y de postre un pie de azúcar de maple con helado de vainilla y cidra. Recomendable.

Al día siguiente tomamos un taxi al Parc de la Chute de Montmorency, es un parque muy cerca de la ciudad con una cascada (chute). Un paseo muy agradable ya que puedes caminar por parajes arbolados y estar muy cerca de la cascada. Como vivo en una ciudad muy grande este tipo de paseos al aire libre me gustan.

En el viejo Québec visitamos el Chateau Frontenac. Es enorme y da para bellas fotos. Paseamos por las calles, caminamos mucho viendo tiendas y llegando a las puertas de la muralla que rodeaba la ciudad. Comimos crepas en un tradicional lugar: Au Petit Coin Breton. Visitamos las ruinas de la Citadelle y ya cayendo la noche llegamos a la Eglise Notre-Dame-des-Victoires la cual es una pequeña bella iglesia en la Place-Royale. Esta iglesia salió en la peli Atrápame si puedes, de Spielberg con Tom Hanks y Di Caprio.

Así que el Viejo Québec es bonito pero pequeño, es un lugar para visitar en pocos días como parte de un viaje más completo no como un destino final.

Fecha del viaje: Octubre 2008
collage-quebec-003